Cultivo Con LED, ¿por qué?

Las bombillas LED pueden alcanzar un doble de producción máxima que las bombillas tradicionales de alta presión, pero no solo se conseguirá eso, sino que el rendimiento y la duración luminaria será superior. Con las bombillas tradicionales, dependiendo del balastro suele tener una duración de 2 a 4 cultivos de tres meses cada uno, mientras que con los LED se pueden llegar hasta a 11 años de actividad. Por ello aunque la inversión al inicio sea superior a la larga es más que rentable.

Los LED no tienen rayos UV, por tanto las hacen más seguras tanto para el que cultiva como para la planta ya que los rayos UV suelen destruir el tejido radicular, por ello como en todos los cultivos la germinación de las plantas se debe hacer a oscuras.

Los LED pueden variar entre los 300w y los 400w por metro cuadrado, para la obtención del máximo rendimiento de la planta. Según los datos técnicos, serían superiores con un ahorro de más del 60% en gasto energético a luminarias de más de 800w - 1000w de alta presión de sodio.

En la fase de la floración de las plantas, hay que estar al tanto de las exigencias de la planta, subiendo la intensidad lumínica, esto se puede hacer acercando el panel LED o aumentando la potencia de éste.

También habrá que cambiar la configuración de los LEDs para darle los colores necesarios para que no se espigue demasiado y exceda en su altura, el color rojo de 660 nm por ejemplo retrasa la floración de la planta, pero estimula la planta a crecer a lo alto, pero si se modifica por el rojo de 730 nm se comprobó que florecen al mismo tiempo que con las bombillas tradicionales de alta presión y no se pierde la estructura compacta propia del espectro azul/blanco.

Para que podamos comprobar el color, cogiendo un papel blanco podemos ver el color que crean los LEDs alejándose o acercándose.

Como podemos ver, el LED tiene muchos mejores resultados que las bombillas de alta presión de sodio, sobretodo a nivel técnico y de ahorro.