El espectro luminoso para cultivo de interior

El espectro luminoso, es la parte visible de la radiación electromagnética, es decir la luz, que se propaga en forma de ondas y cada longitud de onda tiene un color diferente.

La planta de marihuana o cannabis, al igual que otras muchas plantas, han ido evolucionando y han conseguido convertir el espectro de luz en energía.

Sin duda la mejor fuente de iluminación para las plantas es el sol, por eso las luces de cultivo interior tratan de conseguir imitar este tipo de radiación en algunas ocasiones consiguiéndolo en mayor o menor medida.

¿Cómo afecta el espectro luminoso a la marihuana?

El cannabis es una planta que aprovecha la potencia del espectro luminoso en diferentes grados.

La marihuana, durante su fase de crecimiento utilizan la longitud de onda de banda azul de la luz, que le ayuda a crecer de forma sana. Las necesidades de luz es tener 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad, imitando al sol de la primavera.

Después en su fase de floración las necesidades de la planta cambian y utilizan más a banda de luz roja, en un intervalo de 12 horas de luz y 12 de noche, imitando más al sol de invierno y otoño

Como se observa hay diversas longitudes de onda dentro del espectro de luz, que son utilizadas de manera más eficaz según las necesidades. Por eso la importancia que se da a las luces LED, que nos permiten hacer frente a esa variabilidad dentro de las fases de cultivo, frente a otros tipos de luz como las halógenas, fluorescentes...

Lo que más preocupa a los cultivadores es cuál puede ser la combinación lumínica más ideal para el cultivo de la marihuana y desde luego podemos decir que la evolución de las lámparas LED se ajustan al patrón de luz que permite cubrir esas necesidades.